Nutricion dietas

Nutricion dietas

domingo, 22 de febrero de 2009

Diferencias entre la mantequilla y la margarina

Los alimentos que comes a diario son ia mejor manera de saber qué tan bien está tu cuerpo por dentro y también por fuera. La cantidad de grasas que ingieres con cada uno de tus alimentos es muy importante y debes de verificar cuál es la cantidad permitida para no elevar tus niveles de grasa a grados que pueden ser bastante dañinos para tu organismo. Dos de los alimentos a los que más recurrimos diariamente son, por un lado, la mantequilla clarificada y por otro, la margarina.

Cuales son las diferencias entre la mantequilla y la margarina


La mantequilla:


Este derivado de la leche, producido a través del batimiento de ésta, es un ali­mento muy común en la mesa sea cual fuere la hora del día. Se utiliza mucho para acompañarla con pan y para prepa­rar diversos platillos.

La mantequilla sin sal cuenta con un sabor más delicado y es excelente para preparar ciertos mariscos y para hornear. Para obtener el máximo sazón en la pre­paración de platillos con mantequilla, la técnica es calentarla antes de utilizarla. El calentarla hace que suelte su sazón natural y enriquezca su sabor. Siempre habrá que calentar la sartén antes de adi­cionar la mantequilla. Es muy importan­te y esencial usar sartenes con fondo pe­sado o grueso, de manera que el calor pueda acumularse antes de adicionar la mantequilla.


Para cocinar, siempre que sea posible usa mantequilla sin sal. Esto te permite ajusfar los niveles de sal al final del proceso de cocción. También, la mantequilla con sal ayuda a que las comidas que se hornean no se peguen a las paredes de los moldes. La mantequilla sin sal no de­be guardarse en el refrigerador por más de dos semanas, pero puede congelarse hasta por seis meses. Cuando guardes la mantequilla en el refrigerador o congela­dor, asegúrate de que esté bien protegida y envuelta. Todos los productos que con­tienen mantequilla, absorben diferentes sabores. Si se deja sin envolver al lado de un pescado, tomará el sabor de éste.


Una precaución que debes de tomar en cuenta es que la mantequilla cuenta con un alto contenido de grasa, mucha de ésta del tipo saturada. El comer de­masiada mantequilla se asocia con una alta presión sanguínea, colesterol y glu­cosa con niveles elevados, sin olvidar el sobrepeso. Una pequeña porción contie­ne bastantes calorías, sodio y colesterol, sin contar con fibra alguna que ayude a balancear la grasa. Para las personas alérgicas a la leche no se recomienda su consumo, pero en lo general pequeñas cantidades son bien toleradas. Contiene vitamina A, la cual es vital para tener una buena visión, una piel saludable y un sis­tema inmunológico resistente, aunque muchas frutas y vegetales son mejores proveedores de esta vitamina. La mante­quilla sin sal contiene un miligramo de sodio por cada dos cucharadas.


Margarina:

Se trata de un sustituto de la grasa, de consistencia blanda, que se extrae de ciertas grasas animales y de aceites ve­getales, con los mismos usos que la mantequilla. El cambiar la mantequilla por margarina en la dieta, puede reducir de un siete a un 11 por ciento el riesgo de sufrir un ataque cardiaco. Así lo ha demostrado un estudio realizado en Es­tados Unidos y presentado en un se­minario de la Federación de Sociedades Americanas de Biología Experimental. La investigación, que fue realizada entre un grupo de 46 voluntarios, demostró que el consumo de margarina puede re­ducir en un 67 por ciento el nivel de colesterol malo en la sangre respecto al de la mantequilla.


Habrá que tener precaución, ya que tiene bastante contenido de grasa. Una pequeña porción de margarina tiena más calorías y sodio de lo permitido. Ciertos ácidos grasos contenidos en la margarina alcanzan niveles tan elevados de colesterol como los que hay en la man­tequilla. Una precaución que debes to­mar, si eres alérgico, es que la margarina contiene maíz, soya o productos de­rivados de la leche, como salicilatos, los cuales pueden producir efectos dañinos. Sus ventajas es que NO contiene colesterol, lo cual es bueno para tu corazón y tu sistema circulatorio.


Dependiendo de la marca que consumas, la margarina suave llega a tener menos grasa satura­da que la margarina regular. Así que será mejor que verifiques los contenidos nutrimentales que vienen en el envase. Si estando fría su consistencia es suave, será más fácil de untar, y así comerás menos en cada porción. Además, con­tiene vitamina A y E, las cuales ayudan a mejorar y a aumentar las cualidades de tu sistema inmunológico.


Aunque te hacemos la aclaración de que muchas frutas, vegetales y cereales son mejores fuentes de estas dos vitaminas.


Una buena idea es que consumas margari­na baja en grasa o de dieta, ya que estos productos contienen mu­cho menos grasa y calorías que la margarina regular. Tanto la mantequilla co­mo la margarina, son fuentes ricas de grasa. Cuida su consumo y administra de forma adecuada su ingesta, ya que niveles altos de co­lesterol son contrapro­ducentes para tu salud y para un buen desarrollo de tu cuerpo.

Nutricion dietas   © 2008. Template Recipes by Emporium Digital

TOP